Hormonas Bioidénticas

Las hormonas que por lo general se conocen como bioidénticas u hormonas “naturales”, tienen una estructura molecular idéntica a las hormonas que produce el organismo. Cuando una hormona bioidéntica circula a través del sistema y se une a un receptor, lo hace como habría ocurrido si su organismo hubiera producido esa hormona. Las hormonas sintéticas pueden resultar extrañas para el organismo y generalmente las trata como toxinas. Es posible que no tengan la misma estructura molecular que las humanas. Cuando una de éstas se une a un receptor, no lo hace de manera exacta y en ocasiones produce efectos secundarios adversos.
Las hormonas biológicamente idénticas generalmente ofrecen ventajas por sobre las hormonas sintéticas a la hora del metabolismo. El metabolismo lo llevan a cabo las enzimas, cuyo trabajo es descomponer las hormonas. Las enzimas no metabolizan hormonas que no reconocen, lo cual puede provocar que las hormonas sintéticas (no bioidénticas) se asienten sobre los receptores hormonales durante más tiempo del que deberían, lo que a su vez puede provocar un exceso de estímulo del receptor y posibles efectos secundarios.

Además para ser eficaces, las hormonas necesitan comunicarse con otras hormonas. Las hormonas sintéticas no hacen esto de manera eficaz ni correcta. El objetivo es mejorar la comunicación celular, recuperar el equilibrio y optimizar la función. El mejor enfoque repone de una vez todas las hormonas que están por debajo de lo óptimo y son deficientes.

¿Por qué reponer varias hormonas, en lugar de una a la vez? La respuesta es relativamente simple: No somos criaturas de una sola hormona. Las hormonas no trabajan aisladas de las demás, trabajan en armonía, como instrumentos individuales en una sinfonía. Las hormonas tienen un efecto de sinergia y sobreposición en el organismo. Cuando el sistema se mejora con la aplicación de una, probablemente necesite menos de otra para lograr más mejoras. Sin importar cuántas hormonas reemplace, la paciencia y estar en contacto con las respuestas de su organismo al reemplazo hormonal son fundamentales para el éxito.

Si bien las hormonas bioidénticas representan una alternativa para el tratamiento de enfermedades, menopausia y afecciones de salud, es preciso recalcar que la respuesta a las mismas dependerá del sexo y edad de la persona que las recibe. Además para ser eficaces, las hormonas necesitan comunicarse con otras. En el caso de las sintéticas, no hacen esto de manera eficaz ni correcta, pues podríamos decir que no se asemejan a su funcionamiento en el cuerpo humano. El objetivo es mejorar la comunicación celular, recuperar el equilibrio y optimizar la función. El mejor enfoque repone de una vez todas las hormonas que están por debajo de lo óptimo y son deficientes.

¿Por qué reponer varias hormonas, en lugar de una a la vez? La respuesta es relativamente simple: no somos criaturas de una sola hormona. Cada una no trabaja aislads de las demás, sino en armonía, como instrumentos individuales en una orquesta sinfónica. Las hormonas tienen un efecto de sinergia y sobreposición en el organismo. Cuando el sistema se mejora con la aplicación de una, probablemente necesite menos de otra para lograr un impacto más favorable. Sin importar cuántos reemplazos realice, la paciencia y estar en contacto con las respuestas de su organismo al tratamiento hormonal son fundamentales para el éxito.

Has one comment to “Hormonas Bioidénticas”

You can leave a reply or Trackback this post.

Leave a Reply